Panna cotta de leche condensada con caramelo

lunes, agosto 01, 2016


Panna cotta de leche condensada con caramelo

La panna cotta es un postre italiano a base de nata cocida muy fácil de hacer y que nos va a quedar muy rico, esta es una sencilla panna cotta de leche condensada con caramelo que vas a tener lista en pocos minutos y queda con una textura muy dulce y cremosa. Es ideal cuando tienes invitados y quieres hacer un postre fácil y sencillo, también va fenomenal cuando quieres un postre individual porque las cantidades que damos son para hacer dos panna cottas pequeñas y puedes incluso utilizar la mitad de los ingredientes para hacer solo una. 


Panna cotta de leche condensada con caramelo


Ingredientes

200 ml de nata líquida para montar
200 g de leche condensada
100 ml de leche entera o desnatada
4 hojas de gelatina 
3 cucharadas grandes de azúcar
5 cucharadas grandes de agua


Preparación de la panna cotta de leche condensada con caramelo:


Ponemos a hidratar las hojas de gelatina siguiendo las instrucciones del fabricante, generalmente es ponerlas en agua fría durante unos minutos.

Ahora, en un cazo vamos a poner la leche condensada, la nata líquida, la leche entera o desnatada y lo ponemos a fuego lento removiendo a menudo, sobre todo cuando se haya calentado, lo dejamos hasta que de el primer hervor y retiramos del fuego.

Preparación de la panna cotta de leche condensada con caramelo

Entonces le añadimos las hojas de gelatina escurridas, hay que remover con unas varillas para que la gelatina se disuelva bien y dejamos templar, mientras vamos preparando el caramelo que vamos a hacer de forma que nos quede líquido. 

Para hacer el caramelo ponemos en un cazo de fondo grueso el azúcar y una cucharada de agua, lo ponemos a fuego lento hasta que se forme el caramelo, no hay que remover con cuchara, si es necesario movemos el cazo. 

Cuando tenga un tono dorado le añadimos, de una en una, las otras cucharadas de agua que tiene que estar caliente, hay que hacerlo con mucho cuidado porque va a chisporrotear y soltar vapor, lo mezclamos, dejamos un momento mas al fuego y retiramos. De esa forma nos va a quedar muy rico y  no solidifica. 

Lo pasamos a los moldes, yo he empleado dos moldes de silicona tipo savarín con hueco en el centro, ponemos el caramelo y echamos por encima la preparación que hemos hecho, dejamos templar y metemos a la nevera. 

Hay que dejarlo en el frío varias horas, es un postre que va muy bien hacerlo el día antes o con varias horas de antelación para que se pueda cuajar bien, cuando lo esté desmoldamos y servimos. 

Y si quieres puedes participar en nuestro grupo de cocina con Mari en Facebook o seguirnos en la página de Recetas - La Dulzura de Mari. Suscríbete a nuestro canal de YOUTUBE

2 comentarios:

  1. Hola! Muy rico!! A mí me parece que con estas cantidades salen cuatro raciones del tamaño de un yogur.

    ResponderEliminar