Bolitas de maíz, queso y pimiento

martes, octubre 22, 2013


Bolitas de maíz, queso y pimiento

Antes de nada os explico a que viene esta receta. Hacía ya algunos días que me rondaba por la cabeza la idea de hacer unas quesadillas, enchiladas, unas tortas de maíz o alguna de las deliciosas recetas que se pueden hacer con harina de maíz y que me encantan. 

La cuestión es que solo disponía de maicena en la despensa, y todas esas recetas se preparan con harina de maíz no con maicena, que es mucho más fina. Pero la tienda más cercana donde pueden venderla estaba a unos sesenta kilómetros así que me puse a hacerlo con la maicena que, total, tenía de sobra en la despensa. 

Mi intención, en un primer momento, era hacer unas tortas de maíz o unas enchiladas con queso y pimiento, pero acabé haciendo esto. Y ahora, según os doy la receta, os voy a contar como unas enchiladas acabaron siendo unas bolitas de maíz, queso y pimiento.


Bolitas de maíz, queso y pimiento


Ingredientes

175 g de maicena
80 g de queso curado rallado
4 pimientos verdes pequeños
150 ml de agua
aceite - sal



Preparación de las bolitas de maíz, queso y pimiento:


Lo primero que piensas cuando intentas hacer una masa con maicena y agua es ¡¡que es esto!! Y es que no es fácil. Si pones demasiada agua te queda líquido, si le pones demasiada maicena, parece yeso. Y aunque le pongas la cantidad adecuada se te queda pegado al fondo del bol y no es fácil de mover.

Lo mejor es poner menos agua de la indicada, ir añadiendo la harina tamizada, y si es necesario añadir un poco más de agua ir haciéndolo a cucharaditas hasta que tenga la consistencia adecuada. Para que llegue a tenerla ir primero removiendo con una cuchara de madera y, cuando podáis, seguir amasando con la manos. Vais a notar que en la superficie tiene aspecto de estar líquida, sin embargo, se despega del bol cuando la estáis amasando. Esa es la consistencia adecuada.

Preparación de las bolitas de maíz, queso y pimiento

Mientras preparaba la masa, iba sofriendo los pimientos. Utilicé el pimiento italiano, el pequeño, porque me gustan más. Tienen un sabor un poco más intenso, quizá algo más amargo, con menos carne que los pimientos grandes. Pero esto es como todo, si os gustan más los pimientos verdes, o los rojos, los podéis cambiar. Lo que hice fue sofreirlos, cortados en trocitos, en un poco de aceite.

Mientras estáis amasando añadir una cucharadita de sal. No hace falta que sea demasiada porque el queso le va a aportar bastante sabor. Una vez hayáis conseguido la textura adecuada añadir el queso rallado y los pimientos sofritos a la masa, y seguir amasando hasta conseguir una mezcla homogénea. Os va a quedar con una consistencia como la de la foto.

Aquí fue donde empecé a plantearme como podía cocinar esto. Lo primero que traté de hacer fueron unas tortas, pero la consistencia de la masa no me lo permitía. Así que se me ocurrió que lo podía freír. Al principio hice unas bolas del tamaño de una albóndiga, aproximadamente, pero me quedaban crudas por dentro. Y me planteé hacerlas más pequeñas, del tamaño de una avellana o una nuez de macadamia. Y de esa forma sí que salieron bien.

Hay que tener mucho cuidado al freír, porque al llevar queso en la masa se doran muy rápidamente y pueden llegar a quemarse sin haberse hecho bien por dentro (me pasó con las primeras). Para evitarlo lo mejor es ponerlas en aceite caliente pero a fuego bajo, de esa forma se hacen más despacio y tienen tiempo de hacerse bien. Utilizar una freidora o una sartén donde el aceite las pueda cubrir. No pongáis muchas de golpe, y sacarlas en cuanto estén un poco doradas. Ponerlas en un plato con papel de cocina y dejar reposar un rato.

¿A que saben? Para mí tienen la textura del cuscurro de pan. Pero con saborcillo a queso y un poquito a pimiento tostado. Lo cierto es que son un vicio. Primero pruebas una para ver a que sabe, luego otra para ver si te sabe más a pan o a queso, después una más para ver si le notas el saborcillo a pimiento... Y así picaba, así picó, que un plato entero se zampó. 

Y para otro aperitivo riquísimo están las patatas hasselback, una delicia que hay que hacer y probar al igual que estos paquetitos de pasta filo.

Y si quieres puedes participar en nuestro grupo de cocina con Mari en Facebook o seguirnos en la página de Recetas - La Dulzura de Mari. Suscríbete a nuestro canal de YOUTUBE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada